Por primera vez en 89 años, Mainero tiene mujeres en una línea de producción




La empresa de maquinaria agrícola cordobesa Mainero incorporó -por primera vez en sus 89 años de existencia- mujeres a la línea de producción. Son 14 que se sumaron al plantel de casi 800 personas que trabaja en las instalaciones de Bell Ville, en el sudeste provincial. La firma exporta a unos 20 destinos en el mundo.


Elizabeth Lambertini, integrante de la conducción y de la familia fundadora, dijo a LA NACION que la incorporación es el resultado de un trabajo que vienen realizando desde hace tiempo con mujeres: “Están muy capacitadas, han pasado por las escuelas técnicas de la zona -como la mayoría de nuestros empleados- y para nosotros es un salto importante, un cambio significativo”.


Dijo que tuvieron que realizar algunos cambios estructurales -como la readecuación de baños- y entrenar a los encargados de línea para la integración e inclusión. “Están más que bien, no hubo ningún problema; todos están contentos”, apuntó Lambertini.

Además de la formación en escuelas técnicas, hay capacitación brindada por el Ministerio de Promoción del Empleo y la Economía Familiar de manera virtual, y un curso dictado por la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) presencial.


Las mujeres se sumaron a las áreas de soldadura, mecanizado y tornería. Es la primera incorporación en esas áreas, porque ya había otras en producción y repuestos.


“Consideramos este hito en Mainero como un caso relevante por la notoriedad que presenta en este sector y en una empresa con tantos años en la industria; que por cierto no es el único ni el primero, pero marca un quiebre de paradigmas con un paso hacia adelante que seguramente será modelo a seguir en su localidad y el ámbito laboral de este sector”, comentó Jeremías González Ferioli, director del Grupo Consultores de Empresas que trabajó con la compañía en la selección del personal.


La decisión es avanzar en la incorporación de perfiles técnicos femeninos. En Mainero califican al hecho como “sin vuelta atrás”. Entre 2018 y 2019 la empresa invirtió $150 millones en ampliación de infraestructura e incorporación de tecnología.


La firma cuenta con un producto “estrella” como es su cabezal maicero MDD-100 para recolectar el cereal. “Es un producto revolucionario porque rompió el molde con respecto a lo que existente; se adapta a diferentes tipos de [condiciones en] suelos, incluso se puede usar con nieve”, señaló Lambertini.