Santa Fe es la fábrica de maquinaria agrícola argentina por excelencia


El 44% del total de las plantas del país se ubica en la provincia, dando empleo directo a más de 10.300 personas. Su principal mercado es el doméstico, gracias al cual ha sostenido un importante dinamismo comercial a partir de junio de 2020.


La industria de maquinaria agrícola santafesina ostenta una larga tradición ya que se ha desarrollado a la par del sector agropecuario en la provincia. Esta industria, que se caracteriza por su constante apuesta tecnológica y profesionalización de su mano de obra, cuenta además con un fuerte compromiso de sus empresarios con el sector. El 97% de las fábricas instaladas en la provincia son de capital nacional, y en el 86% de los casos se trata de empresas familiares.


En base a datos presentados por IERAL (2021), existen 533 empresas fabricantes de maquinaria agrícola y agropartes en Santa Fe. Con esto, la provincia lidera la producción de maquinaria a nivel nacional, concentrando el 44% de las empresas fabricantes del país y superando a Córdoba (398 empresas; 33% del total) y Buenos Aires (162; 14%).


Existe producción de maquinaria agrícola y agropartes en 17 de los 19 departamentos de la provincia, probando la gran amplitud geográfica del sector, aunque la actividad se concentra mayormente en el sur del territorio santafesino. Así, los departamentos Belgrano, General López y Rosario suman el 62,7% del total de las empresas de maquinaria agrícola en Santa Fe.


Las ciudades de Armstrong y Las Parejas, ubicadas en el departamento Belgrano, cuentan con 74 y 73 plantas fabricantes, respectivamente, y lideran el ránking de localidades con mayor número de empresas en la provincia. Destacan también en este sentido otras ciudades del sur de la bota como Rosario (38 fábricas), Venado Tuerto (37), Firmat (29), Casilda (22) y El Trébol (15). Hacia el centro de la provincia cabe mencionar la industria en Rafaela (15) y Esperanza (6), mientras que al norte destaca la ciudad de Avellaneda (4).




Siguiendo la investigación de IERAL (2021), el empleo total que puede atribuirse a la actividad en Santa Fe asciende a 10.334 puestos de trabajo, que representan el 42% del total nacional. Al medir el impacto que tiene el empleo en empresas fabricantes de maquinaria agrícola en entorno local, Belgrano surge como el departamento con mayor contribución a nivel nacional. En el departamento Belgrano, este rubro industrial tiene un impacto sobre la PEA (Población Económicamente Activa) del 14,23%. Otras subdivisiones territoriales de la provincia que donde la generación de empleo por parte de este rubro tiene una fuerte participación en la PEA son: Caseros (1,93%), General López (1,79%), Castellanos (1,45%), San Martín (1,33%) e Iriondo (1,32%).


Respecto del tamaño de las plantas como generadoras de empleo, el 34% de ellas tiene 5 empleados o menos; el 54% emplea entre 6 y 50 empleados; el 6% entre 51 y 100 y el 6% tiene más de 100 empleados.


La dinámica de la producción del sector está condicionada por el desempeño de la producción agrícola y la evolución del comercio exterior de granos. La mayor parte de la producción de la provincia se destina al mercado interno. De hecho, de las 533 plantas fabricantes de maquinaria agrícola y agropartes santafesinas, sólo 20% exporta.


El siguiente gráfico ilustra la evolución del Valor Agregado Bruto (VAB) estimado de la industria de maquinaria agrícola en Santa Fe. La serie analizada inicia en un período de franca recuperación para el sector luego de la crisis argentina de 2001, y alcanza un pico en 2007. Durante estos años la industria de maquinaria acompañó el explosivo crecimiento del sector agropecuario basado en la adopción de nuevas tecnologías (semillas transgénicas, siembra directa, etc.) y el boom de precios de commodities a nivel mundial.


Tras el pico logrado en 2007, la actividad del sector se contrajo como consecuencia de las medidas económicas que intervinieron al sector agropecuario desincentivando la inversión en un contexto global también adverso tras la crisis financiera de 2008.


Sin embargo, a partir de 2010 comienza una reactivación de la actividad, que a pesar de algunas contramarchas como en 2014, se sostuvo hasta alcanzar un nuevo máximo en 2017. El principal motor de este último ciclo expansivo fue el crecimiento de la producción santafesina de maíz y trigo (además de soja), gracias a la mayor liberalización del comercio exterior del país a partir de 2016. Sin embargo, la sequía del año 2018 puso un freno al crecimiento de la industria de maquinaria agrícola en Santa Fe, mientras que el declive económico del país a partir de aquel año reforzó la tendencia negativa del sector.



Las fluctuaciones productivas también se manifiestan en el Índice Provincial de Actividad Industrial (IPAI) para el bloque de maquinaria agrícola, desarrollado por el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (IPEC). El IPAI de Maquinaria Agrícola deja ver que a fines de 2019 la industria mostraba signos de recuperación pero la fuerte incertidumbre provocada por la expansión del COVID-19 interrumpió esta trayectoria. Naturalmente, la caída en la actividad del bloque de maquinaria agrícola estuvo en línea con el desplome de la industria provincial en general (IPAI en el gráfico), que seguía a su vez una tendencia nacional.



No obstante ello, en la segunda mitad de 2020 la actividad mejoró impulsada por una creciente demanda interna. Esta reactivación del sector se dio en un contexto de alta brecha cambiaria, buenos precios de commodities agrícolas, tasas de interés bajas en términos reales e inversiones en pesos poco atractivas. Por lo tanto, la capitalización a través de maquinaria agrícola que permita mejorar los resultados productivos de próximas campañas surgió como una excelente opción de inversión para los productores de la provincia.


Acorde con esto último, los datos de ventas de maquinaria agrícola en la provincia (que incluyen también la maquinaria importada, actualmente con una participación relativamente menor a la de origen nacional) muestran una importante recuperación a partir de junio de 2020. El nivel de ventas (patentamientos) se mantuvo hasta fin del año pasado, mostrando una mayor variabilidad este año. Sin embargo, si se compara los volúmenes actuales con los de la primera mitad de 2020 se observa una variación interanual positiva muy marcada que responde a la ya mencionada caída de la actividad industrial en el inicio del año pasado.




De cara a los próximos meses, las condiciones están dadas para que los productores agrícolas continúen invirtiendo en maquinarias, con una mayor posibilidad de compra de aquellas de origen nacional La capitalización en el negocio sigue siendo una de las mejores alternativas financieras en el contexto económico actual para muchos de los productores agropecuarios de la provincia.

Fuente: Bolsa de comercio de Rosario.